A últimas fechas, los jugadores en el fútbol mexicano han iniciado un proceso para ser mejor representados: La Comisión del Jugador se ha visto fortalecida por la incursión de Rafael Márquez – Seleccionado nacional, ex jugador del Barcelona, Campeón de Europa y, en general, uno de los máximos referentes del fútbol mexicano – quien hoy participa activamente en la defensa y representación de los intereses de los jugadores.

Pues bien, a raíz de este movimiento, diversas voces han insistido en que el denominado “draft” o Régimen de Transferencias del Fútbol Mexicano, debe desaparecer, ya que es indigno, insultante e incluso representa un auténtico “mercado de piernas” que inmediatamente debe ser eliminado.

En mi opinión, el Régimen de transferencias no es, en absoluto, nada de esto. He asistido al menos a diez de estos “drafts”, y por ello, considero necesario explicar un poco mas la operación de los mismos y su conveniencia.

El draft surgió ya hace muchos años en México, con la idea original de evitar a los promotores e intermediarios, y conseguir que los Clubes del fútbol mexicano realizaran todas las operaciones de transferencias de jugadores en forma directa, frente a frente.

Poco a poco, el draft fue transformándose en lo que es hoy: Una semana en la que se reúne, en un destino turístico (habitualmente Cancún) la familia del fútbol mexicano: Directivos, promotores, federativos e incluso algunos jugadores se dan cita en el lugar. Creo que en pocos lugares del mundo se puede reunir a toda la gente del fútbol una vez cada año en un mismo lugar con un objetivo común.

El Régimen de Transferencias es un evento en el cual cada equipo de la liga en cuestión (LigaMx o AscensoMx según sea el caso) tiene una mesa asignada dentro de un salón; hay una mesa también para los intermediarios autorizados y una mesa para la Comisión del Jugador. Al frente del salón, se encuentran los funcionarios de la FMF, además de “cajas” para registrar las operaciones. Así, el procedimiento es sencillo: Los clubes platican durante todo el día del draft, llegan a acuerdos sobre las transferencias de los jugadores y en ese mismo momento “cierran” la operación y suscriben un convenio sobre la transferencia, denominado “papeleta”. Ambos clubes firman y perfeccionan la transferencia faltando, obviamente, la firma del jugador casi en todos los casos.

Sin embargo, es práctica común que los jugadores estén al tanto y aprueben la operación de transferencia de la que son objeto: la mayoría de los jugadores cuentan con intermediaros autorizados dentro del salón que avalan la celebración de la operación de transferencia.

El draft no solo sirve para eso: Cualquier marca patrocinadora o empresa que esté ligada al fútbol mexicano – o desee involucrarse en el mismo – sabe que, durante los días del régimen de transferencias, encontrará a todos los directivos del fútbol mexicano reunidos y podrá hacer negociaciones con ellos. Por si esto fuera poco, los clubes estando reunidos en el mismo lugar incluso pactan entre sí partidos amistosos durante la pretemporada, y además, escuchan las pláticas que – en los últimos drafts – la Federación ha preparado para ellos: Pláticas que van desde charlas con los árbitros hasta explicaciones sobre la mercadotecnia en las ligas mas poderosas del mundo. Incluso, miembros distinguidos de la FIFA han asistido al Régimen de Transferencias y se han sorprendido de la organización y la capacidad de convocatoria del evento.

Entonces ¿Por qué prescindir de él? ¿Es realmente tan malo? ¿Los jugadores son en realidad esclavos? ¿Que gana y que pierde el fútbol mexicano si el draft desaparece?

Considero necesario señalar también que hay dos drafts: El de LigaMx y el de AscensoMx. En el caso del Draft de AscensoMx los jugadores sin contrato acuden a Cancún y entran al salón en forma ordenada a buscar acomodo en alguno de los clubes. Esto es un asunto difícil y muy triste: los jugadores solamente cuentan con diez o quince minutos para buscar un equipo en el cual seguir jugando. Esto sí me parece indigno.

Supongamos que desaparece el régimen de transferencias: Un jugador sin contrato entonces deberá de ir a los dieciocho clubes de LigaMx y a los clubes de AscensoMx en busca de una oportunidad, lo cual, sin duda, incrementará las complicaciones para los jugadores y sus representantes. Incluso, si los jugadores con contrato desean buscar otro equipo, será necesario que los intermediarios hagan un viaje con el club de origen y otra visita al nuevo club, al menos, para cerrar la operación. Esto generará mas complicaciones logísticas y, en el fondo, los afectados seguirán siendo los jugadores.

Los jugadores en el fútbol mexicano distan mucho de ser esclavos: Cobran sus salarios con puntualidad y, normalmente, las transferencias de las que son objeto son avaladas por ellos mismos. Es cierto que se cometen abusos que deben erradicarse, pero creo que esto no es motivo suficiente para prescindir del Draft.

Hay, sin embargo, una regla que creo que debe quitarse: Los Clubes tienen solamente un día – el día del draft – para perfeccionar sus operaciones de transferencia de jugadores que vienen del mercado mexicano. Terminado el draft, no pueden hacer ninguna operación ya. Esto parece correcto bajo un principio de orden y si no ocurriera así el evento perdería toda eficacia. El problema es que también los jugadores sin contrato tienen el mismo día del draft para contratarse. Si no lo hacen entonces se quedan sin equipo en el fútbol mexicano. Me parece entonces que, si se modifica esta regla y se permite a los jugadores sin contrato un plazo mayor para contratarse con cualquier club, entonces habremos resuelto el problema.

Creo que los jugadores – quienes están empujando la propuesta de eliminar el draft – serían, a la larga, los mas afectados si el Régimen de Transferencias desaparece. Las transferencias serían mas complicadas y la logística de localizar directivos haría mucho mas tortuoso el proceso de contrataciones. Los directivos darían largas y largas a las operaciones y los jugadores se verían obligados a aceptar condiciones desfavorables de contratación ante la cercanía del inicio de los torneos. Bien vale la pena pensar detenidamente si esto es lo mas conveniente para la familia del fútbol mexicano.

Síguenos en:
Asesoría Legal y Deportiva

0 thoughts on “Asesoría Legal y Deportiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *