DIPLOMADO

CONCLUYÓ CON ÉXITO EL MÓDULO "ADMINISTRACIÓN EN CLUBES DE FÚTBOL" DENTRO DEL MASTER INTERNACIONAL EN NEGOCIOS Y ADMINISTRACIÓN DEL FÚTBOL DE LA JOHAN CRUYFF INSTITUTE.

En días pasados, concluyó con gran éxito, el Módulo de Administración en Clubes de Fútbol, impartido por nuestro socio, Lic. Juan Manuel López Ruiz, a los alumnos del MINAF que organiza la Johan Cruyff Institute en la Ciudad de México.

El referido módulo, con duración de veinte horas, tuvo a cincuenta estudiantes, entre los que se destacan futbolistas en activo, ex jugadores, directores técnicos, directivos de Clubes, periodistas y gente ligada al Fútbol Profesional en México.

El master tiene una duración total de un año, y han pasado por él mas de quinientos alumnos involucrados en el fútbol mexicano.

IUSPORT

COLABORACIÓN CON LA PRESTIGIADA PÁGINA "IUSPORT" DE NUESTROS SOCIOS.

Nuestros socios estarán colaborando con la prestigiada página de Internet de derecho deportivo "Iusport", que agrupa a los mas destacados profesionales del derecho deportivo de habla hispana. Dicha colaboración se hará a través de publicaciones y comentarios hechos por nuestros especialistas.

De hecho, con esta fecha, la colaboración ha iniciado, con el artí­culo publicado bajo el tí­tulo "Los retos de la Nueva Asociación Mexicana de Futbolistas", mismo que puede ser consultado en la liga siguiente:

https://iusport.com/not/48783/los-retos-de-la-nueva-asociacion-mexicana-de-futbolistas/

Esperamos que esta colaboración sea fructífera, y contribuya al desarrollo del derecho deportivo, tanto en México como en el extranjero.

 

Los retos de la nueva Asociación Mexicana de Futbolistas

En días pasados, se presentó, con mucho  éxito, la Asociación Mexicana de Futbolistas.  No fue un evento común: El hecho de ver reunidos a los jugadores de Selección Nacional mas destacados del paí­s, como Javier Hernández, Andrés Guardado, Héctor Moreno o Guillermo Ochoa, acompañando a las personas que son punta de lanza de este proyecto, Christian Giménez, Álvaro Ortiz y Edson Zwarics, reviste una importancia digna de análisis.

En la historia de nuestro fútbol, ha habido varios intentos de organizar a los futbolistas profesionales en defensa de sus intereses. Por lo menos dos intentos serios fracasaron con anterioridad. ¿Porqué fracasaron? ¿Que nos hace pensar que este intento no fracasará?

Pues bien, los intentos anteriores tení­an como objetivo la creación de un sindicato. Es importante mencionar que un sindicato, como origen, es un organismo de choque, dispuesto a llevar a la empresa a situaciones de huelga en caso de que sus planteamientos no sean aceptados. Un sindicato requiere un sinnúmero de pasos a seguir para que las autoridades laborales mexicanas puedan otorgarle reconocimiento. Una vez reconocido, debe tener una vida activa y tiene facultades legales para obligar a los dueños de las empresas a negociar con ellos. No está de sobra mencionar que los sindicatos, en muchas áreas de la industria, han contribuido a fomentar la falta de productividad e incluso la corrupción en las empresas.

En el caso futbolí­stico, los intentos sindicales fracasaron debido a la falta de unión de los futbolistas y a los altos costos que esto implicaba para ellos. Por parte de los dueños nunca hubo aceptación a esta figura: Admitir un sindicato implica tácitamente permitir que autoridades gubernamentales intervengan en un negocio privado, que se ha mantenido siempre a salvo de ellas.

Pues bien, la nueva Asociación Mexicana de Futbolistas tiene otro origen: Fue fundada por un grupo de personas que conocen hace tiempo el medio y que, desde hace años, han presidido la Comisión del Jugador en la Federación Mexicana de Fútbol. Junto a ellos, jugadores de prestigio y reconocimiento en el paí­s y el extranjero.

Esta asociación se preocupó por tener un patrimonio propio: Hoy ocupan un domicilio propiedad de la Asociación en la Ciudad de Toluca, y son financieramente independientes de la Federación Mexicana de Fútbol. Sus recursos provienen primordialmente del porcentaje que corresponde a la asociación de cada transferencia celebrada.

La Asociación Mexicana de Futbolistas tiene ante sí­, sin embargo, grandes retos, que permitirán a la misma consolidarse y crecer. Sin ello, corre el riesgo de ser otra historia fallida mas.

El primer reto, a mi juicio, de esta asociación, es demostrar su real independencia de la Federación Mexicana de Fútbol. Esto NO se logrará siendo un grupo de choque, sino haciendo propuestas constructivas y negociadoras que tiendan a mejorar la relación entre los jugadores y los propietarios de los equipos. Las partes deben entender que unos no funcionan sin los otros. El negocio se complementa entre ambos.

Por otra parte, la Asociación debe entender que se mueve en un mercado sui generis: Los jugadores mexicanos son, al menos en la Liga Mx, los mejor pagados del continente, y es muy poco frecuente que no se les cubran sus salarios. Esto hace una gran diferencia con países como Chile y Argentina, en los que la Asociación de Futbolistas ha tenido que parar varias veces la actividad futbolí­stica ante adeudos de los clubes que en muchos casos deben mas de un año de salarios a sus jugadores. Este no es el caso de México afortunadamente.

¿Cuál es el reto entonces? Ser propositivos. Hay mucho por mejorar: La Asociación debe hacer propuestas en torno a como mejorar el Régimen de Transferencias, y no insistir únicamente en desaparecerlo; debe entender el razonamiento de los dueños en el famoso "pacto de caballeros", para lograr que el mismo desaparezca, así­ sea de forma gradual; debe luchar, en sí­ntesis, por mejorar las condiciones de los futbolistas, pensando siempre en cambiar el esquema en las divisiones inferiores y jugadores de equipos de ascenso, quienes son los mas afectados por el sistema que impera en México.

Si esta asociación parte de estos postulados y enfoca su participación como un proceso de mejora gradual y no como un grupo de choque, seguramente tendrá una larga y duradera historia en México. Ojalá y así­ sea!

LRA legal&sports

23 octubre 2017

Asesoría Legal y Deportiva

A últimas fechas, los jugadores en el fútbol mexicano han iniciado un proceso para ser mejor representados: La Comisión del Jugador se ha visto fortalecida por la incursión de Rafael Márquez – Seleccionado nacional, ex jugador del Barcelona, Campeón de Europa y, en general, uno de los máximos referentes del fútbol mexicano – quien hoy participa activamente en la defensa y representación de los intereses de los jugadores.
Pues bien, a raíz de este movimiento, diversas voces han insistido en que el denominado “draft” o Régimen de Transferencias del Fútbol Mexicano, debe desaparecer, ya que es indigno, insultante e incluso representa un auténtico “mercado de piernas” que inmediatamente debe ser eliminado.
En mi opinión, el Régimen de transferencias no es, en absoluto, nada de esto. He asistido al menos a diez de estos “drafts”, y por ello, considero necesario explicar un poco mas la operación de los mismos y su conveniencia.
El draft surgió ya hace muchos años en México, con la idea original de evitar a los promotores e intermediarios, y conseguir que los Clubes del fútbol mexicano realizaran todas las operaciones de transferencias de jugadores en forma directa, frente a frente.
Poco a poco, el draft fue transformándose en lo que es hoy: Una semana en la que se reúne, en un destino turístico (habitualmente Cancún) la familia del fútbol mexicano: Directivos, promotores, federativos e incluso algunos jugadores se dan cita en el lugar. Creo que en pocos lugares del mundo se puede reunir a toda la gente del fútbol una vez cada año en un mismo lugar con un objetivo común.
El Régimen de Transferencias es un evento en el cual cada equipo de la liga en cuestión (LigaMx o AscensoMx según sea el caso) tiene una mesa asignada dentro de un salón; hay una mesa también para los intermediarios autorizados y una mesa para la Comisión del Jugador. Al frente del salón, se encuentran los funcionarios de la FMF, además de “cajas” para registrar las operaciones. Así, el procedimiento es sencillo: Los clubes platican durante todo el día del draft, llegan a acuerdos sobre las transferencias de los jugadores y en ese mismo momento “cierran” la operación y suscriben un convenio sobre la transferencia, denominado “papeleta”. Ambos clubes firman y perfeccionan la transferencia faltando, obviamente, la firma del jugador casi en todos los casos.
Sin embargo, es práctica común que los jugadores estén al tanto y aprueben la operación de transferencia de la que son objeto: la mayoría de los jugadores cuentan con intermediaros autorizados dentro del salón que avalan la celebración de la operación de transferencia.
El draft no solo sirve para eso: Cualquier marca patrocinadora o empresa que esté ligada al fútbol mexicano – o desee involucrarse en el mismo – sabe que, durante los días del régimen de transferencias, encontrará a todos los directivos del fútbol mexicano reunidos y podrá hacer negociaciones con ellos. Por si esto fuera poco, los clubes estando reunidos en el mismo lugar incluso pactan entre sí partidos amistosos durante la pretemporada, y además, escuchan las pláticas que – en los últimos drafts – la Federación ha preparado para ellos: Pláticas que van desde charlas con los árbitros hasta explicaciones sobre la mercadotecnia en las ligas mas poderosas del mundo. Incluso, miembros distinguidos de la FIFA han asistido al Régimen de Transferencias y se han sorprendido de la organización y la capacidad de convocatoria del evento.
Entonces ¿Por qué prescindir de él? ¿Es realmente tan malo? ¿Los jugadores son en realidad esclavos? ¿Que gana y que pierde el fútbol mexicano si el draft desaparece?
Considero necesario señalar también que hay dos drafts: El de LigaMx y el de AscensoMx. En el caso del Draft de AscensoMx los jugadores sin contrato acuden a Cancún y entran al salón en forma ordenada a buscar acomodo en alguno de los clubes. Esto es un asunto difícil y muy triste: los jugadores solamente cuentan con diez o quince minutos para buscar un equipo en el cual seguir jugando. Esto sí me parece indigno.
Supongamos que desaparece el régimen de transferencias: Un jugador sin contrato entonces deberá de ir a los dieciocho clubes de LigaMx y a los clubes de AscensoMx en busca de una oportunidad, lo cual, sin duda, incrementará las complicaciones para los jugadores y sus representantes. Incluso, si los jugadores con contrato desean buscar otro equipo, será necesario que los intermediarios hagan un viaje con el club de origen y otra visita al nuevo club, al menos, para cerrar la operación. Esto generará mas complicaciones logísticas y, en el fondo, los afectados seguirán siendo los jugadores.
Los jugadores en el fútbol mexicano distan mucho de ser esclavos: Cobran sus salarios con puntualidad y, normalmente, las transferencias de las que son objeto son avaladas por ellos mismos. Es cierto que se cometen abusos que deben erradicarse, pero creo que esto no es motivo suficiente para prescindir del Draft.
Hay, sin embargo, una regla que creo que debe quitarse: Los Clubes tienen solamente un día – el día del draft – para perfeccionar sus operaciones de transferencia de jugadores que vienen del mercado mexicano. Terminado el draft, no pueden hacer ninguna operación ya. Esto parece correcto bajo un principio de orden y si no ocurriera así el evento perdería toda eficacia. El problema es que también los jugadores sin contrato tienen el mismo día del draft para contratarse. Si no lo hacen entonces se quedan sin equipo en el fútbol mexicano. Me parece entonces que, si se modifica esta regla y se permite a los jugadores sin contrato un plazo mayor para contratarse con cualquier club, entonces habremos resuelto el problema.
Creo que los jugadores – quienes están empujando la propuesta de eliminar el draft – serían, a la larga, los mas afectados si el Régimen de Transferencias desaparece. Las transferencias serían mas complicadas y la logística de localizar directivos haría mucho mas tortuoso el proceso de contrataciones. Los directivos darían largas y largas a las operaciones y los jugadores se verían obligados a aceptar condiciones desfavorables de contratación ante la cercanía del inicio de los torneos. Bien vale la pena pensar detenidamente si esto es lo mas conveniente para la familia del fútbol mexicano.

10 mayo 2017

El Conflicto entre los árbitros y la FMF: Análisis jurídico

En dí­as pasados, un conflicto entre dos jugadores de los Clubes Toluca y América, respectivamente, y dos Árbitros en la Liga Mx del Fútbol Mexicano, fueron tema de conversación a nivel no solo deportivo, sino global: La prensa hizo eco no solo del conflicto entre los jugadores, sino del castigo y, posteriormente, de la reacción de los Árbitros, quienes, indignados por el tímido castigo impuesto a los jugadores, pararon las actividades de la liga.
Consideramos que es preciso hacer un breve recuento de las jugadas que suscitaron el problema, para después realizar un análisis jurí­dico de los castigos, acciones y consecuencias de ellas.
El pasado ocho de marzo, durante el partido de CopaMx entre los clubes Toluca y Morelia, el Árbitro del partido, Miguel Ángel Flores, expulsó a un jugador del Club Toluca y posteriormente al portero por reclamar. Acto seguido, varios jugadores increpan al Árbitro, y el jugador Enrique Triverio empuja brevemente al Árbitro, quien lo expulsa.
Tan solo un par de horas después, durante el partido entre Tijuana y América de la misma CopaMx, al término del encuentro, y después de perder el mismo, el jugador de América, Pablo Aguilar, reclama airadamente al Árbitro, Fernando Hernández, a quien le intenta dar un cabezazo sin éxito, gracias a que el silbante evita el contacto.
Pues bien, ambos asuntos son estudiados por la comisión disciplinaria de la Federación Mexicana de Fútbol, quien determinó un castigo de diez partidos de suspensión para Pablo Aguilar y ocho para Enrique Triverio.
Inconformes con estas determinaciones, los Árbitros deciden protestar y parar la liga, al no presentarse a arbitrar durante la jornada 10 de la misma. Así­, la Comisión de Árbitros interpuso una apelación ante la Comisión de Apelaciones de la FMF, quien, después de estudiar el caso determinó modificar la sanción original e imponer un año de suspensión a los jugadores Pablo Aguilar y Enrique Triverio.
Análisis jurí­dico.
A partir de ese momento, mucho se ha escrito en la prensa sobre la procedencia o no de las sanciones, la apelación y la posibilidad de que los jugadores recurran las mismas ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo.
Primeramente, debemos mencionar que el Estatuto de la Federación Mexicana de Fútbol, máximo documento rector de la actividad de la FMF, establece en su artí­culo 79 lo siguiente:
Artí­culo 79.- La comisión de apelación conocerá de las inconformidades presentadas por los afiliados en contra de las resoluciones de la Comisión Disciplinaria.
Es necesario, entonces, saber quienes son afiliados a la FMF, según lo dispone el propio estatuto social, en su artículo 12 del mismo, que realiza una división inicial entre los denominados Afiliados Directos, clubes de fútbol profesional y asociaciones estatales de fútbol aficionado y los Afiliados Derivados, mismos que clasifica en los siguientes términos:
Son afiliados derivados:
Directivos.
Jugadores.
Directores Técnicos
Preparadores Fí­sicos
Médicos
Auxiliares y demás miembros del cuerpo técnico.
Así­ pues, es claro que la Comisión de Apelaciones si tení­a competencia, al menos estatutaria para conocer del asunto.
Es claro también que el reglamento de sanciones no preveé la apelación de parte de los Árbitros, por lo que, si bien el reglamento secundario no reconoce la apelación, el estatuto si lo hace, así­ que existe aquí­ una posible contradicción, aunque, en esencia, consideramos que podrí­a aplicar el estatuto.
Ahora bien, el segundo tema a considerar es si la Comisión de Árbitros apeló a nombre de los Árbitros afectados, Flores y Hernández, o si lo hizo a nombre de todos los Árbitros. Aquí­ podrí­a encontrarse una inconsistencia reglamentaria que podría echar por tierra el castigo de un año interpuesto a los jugadores.
Los clubes América y Toluca han anunciado que recurrirán al Tribunal de Arbitraje Deportivo en Lausana, Suiza, como máxima instancia, para que determine la procedencia o no de la sanción interpuesta a los jugadores Triverio y Aguilar.
En nuestra experiencia, el Tribunal Arbitral del Deporte podrá revisar no solo la forma en que se interpuso la sanción y el procedimiento que se llevó, mismo que ya hemos explicado, sino también el fondo, es decir, las acciones de los jugadores y las sanciones interpuestas.
Si el Tribunal considera que la forma fue correcta y decide entrar al fondo del asunto, creo que las acciones de los jugadores Triverio y Aguilar son diametralmente opuestas y merecen sanciones diferentes: Mientras que el jugador del Toluca Enrique Triverio discute con el Árbitro durante el encuentro, y en compañí­a de varios compañeros, y propina un pequeño empujón al Árbitro, el jugador del América Pablo Aguilar claramente intenta dar un cabezazo al colegiado al término del partido.
Así­, en cuanto al fondo del asunto, es preciso determinar cual es la sanción aplicable: Un intento de agresión o una agresión.
El Reglamento de Sanciones de la FMF establece una sanción de 2 a 8 partidos a un jugador que intente agredir a un Árbitro, y una sanción de 1 año a quien agreda a un Árbitro. Es interesante considerar que el propio reglamento impone una sanción espejo a los Árbitros que agredan a los jugadores.
Así­, el Tribunal Arbitral del Deporte tendrá dos misiones que revisar: Primeramente, deberá considerar si el procedimiento que se llevó para imponer las sanciones y posteriormente modificarlas en una apelación fue correcto. Si considera que el procedimiento no fue apegado a estatuto y reglamento, esto será suficiente para revocar las sanciones de un año interpuesta y, en consecuencia, anularlas.
Si, por el contrario, el Tribunal determina que el procedimiento fue correcto, entonces deberá entrar al fondo del asunto en el que, a nuestro criterio, las posibilidades de reducción de la condena son muy diferentes para cada jugador. En el caso de Enrique Triverio es mucho mas probable una reducción de la sanción que en el caso de Pablo Aguilar, por las razones que ya hemos comentado.
No queda mas que esperar la actuación y criterio del TAS.
LRA legal&sports

21 marzo 2017

Síguenos en: